Benedicto XVI sigue reteniendo el munus

El Papa Benedicto XVI, movido por inspiración divina, eligió renunciar al ministerio que recibió de manos de los Cardenales, y no al papado mismo, como se lee en “Non Solum Propter”:

“Quapropter bene conscius ponderis huius actus plena libertate declaro me ministerio Episcopi Romae, Successoris Sancti Petri, mihi per manus Cardinalium die 19 aprilis MMV commisso renuntiare…”

Non Solum Propter

Benedicto XVI hizo una renuncia al ministerium, no al munus. El oficio que recibió de los Cardenales, en el Cónclave, es gobernar la Iglesia, en el cual va a ejercer el munus, el oficio papal. Los Cardenales no le dan el munus, el Primado de Jurisdicción. El oficio eclesiástico o el munus, y el ministerio que le sigue en acción son dos cosas distintas.

El munus no viene de los Cardenales, ni de la Iglesia, ni de los Apóstoles, ni de los hombres, ni de la historia, sino de la Boca de Dios vivo y encarnado:

“Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré Mi Iglesia…”

Mt 16, 18

La elección de Pedro como Papa es anterior, incluso, a la Pasión. En la Resurrección, Jesús le confiere el Primado a Pedro:

“Apacienta Mis Corderos… Pastorea Mis Ovejas… Apacienta Mis Ovejas”

Jn 21, 15.16.17

El munus es siempre una función espiritual en la Iglesia, apacentar, pastorear, guiar en la vida espiritual, tiene un propósito espiritual, no es un ministerio, no es ser Obispo de Roma ni es dedicarse a ejercer el gobierno.

Es precisamente la comprensión espiritual del munus lo que permite a Benedicto XVI establecer la legitimidad de su renuncia sin negar el munus:

“Soy muy consciente de que este ministerio (…), por su esencia espiritual, debe realizarse (exequendum) no sólo con obras y palabras, sino también, y no menos, con el sufrimiento y la oración”.

Non Solum Propter

Es, por lo tanto, como Sucesor de San Pedro, y no sólo como persona privada, que Benedicto XVI, ya no por la palabra y los hechos, no ejerciendo un gobierno en la Iglesia, sino por el sufrimiento y la oración, continúa ejerciendo el munus petrino conferido por Cristo.

El oficio papal no es un servicio [ministerium], sino más bien una dignidad, una tarea y un deber únicos, a los que se debe renunciar en su propia naturaleza según lo que es.

Los requisitos para que una renuncia papal válida se encuentran en el Código de Derecho Canónico:

“Si contingat ut Romanus Pontifex muneri suo renuntiet, ad validitatem requiritur ut renuntiatio libere fiat et rite manifestetur, non vero ut a quopiam acceptetur”.

CDC 1983, C. 332 §2

La primera condición o requisito para que una renuncia papal sea válida es que el Romano Pontífice renuncie a su munus (muneri suo renuntiet).

Si la renuncia no tiene en cuenta el munus, entonces no cumple la condición de una renuncia según el derecho y, por lo tanto, no se trata de una renuncia papal, sino de un retiro de un ministerio activo.

Tres son las condiciones para que un Papa renuncie válidamente al munus petrino: que lo haga libre y debidamente manifestado, y que -lo que haga libre y debidamente manifestado- sea la renuncia a su munus. Debe renunciar a su munus y no a su ministerium.

Una renuncia al papado conlleva renunciar al cargo, a la carga y a la dignidad. Si se renunciara al ejercicio del oficio sólo y se continuara ejerciendo el ministerio pasivo, si conservara la dignidad de ser llamado Santidad, si diera la Bendición Apostólica, si vistiera la ropa que sólo el Papa puede llevar, se vería claramente que la renuncia no es tal. Porque no hay renuncia a todos los derechos si no se renuncia a todos los derechos en particular.

Benedicto XVI ha querido mantener el nombre de Papa y su vestidura blanca. El mantenimiento del hábito blanco y del nombre Benedicto no es una cosa simplemente práctica. No significa que en el momento de la renuncia no había a disposición otros vestidos, sino que es lo que indica Socci, señales de que reina como Papa:

“Hay que considerar, luego, que Benedicto XVI ha conservado también el apelativo “Su Santidad”, y el escudo pontificio con las llaves de Pedro, señales identificativas de un pontífice reinante. Vengamos ahora al discurso del 27 de febrero de 2013, en el cual Benedicto profundiza el valor de su renuncia. Él, en esa ocasión afirmó que desde el momento de su elección a Papa estaba empeñado “siempre y para siempre por el Señor” . Y aún: “No llevo más la potestad del despacho para el gobierno de la Iglesia, pero en el servicio de la oración quedo por así decir, en el recinto de San Pedro. San Benito, cuyo nombre lo llevo como Papa, será de grande ejemplo para mí en ésto. Él nos ha mostrado el camino para una vida, que, activa o pasiva, pertenece totalmente a la Obra de Dios.”

Antonio Socci, “No es Francisco”, p. 78

La renuncia de Benedicto XVI, entonces, deja intacto su Papado, él sigue reinando como Papa.

La renuncia debe ser debidamente manifestada, es decir, que no existan errores.

La versión auténtica del texto de la renuncia de Benedicto XVI es la versión latina. Pero, en este texto latino, hay errores en latín. Y, además, el texto hablado – y registrado – de la renuncia no es idéntico al texto escrito, el cual ha sufrido posteriormente modificaciones.

Ahora bien, es un cierto principio del derecho canónico tradicional que cualquier rescripto, breve o bula papal que contenga un error en latín es nulo y sin efecto. San Gregorio VII declaró nulo un privilegio concedido a un monasterio por su predecesor Alejandro II, “a causa de la corrupción de la latinidad“, lo cual es “un signo muy evidente“.

El decreto Ad audientiam del Papa Lucio III, que aparece en el cuerpo del derecho canónico (Decretos de Gregorio IX), establece que “la falsa latinidad invalida un rescripto del papa“. El Papa prohíbe dar fe a una carta papal “ya que contiene una evidente falla de construcción“. La glosa (en el texto oficial corregido publicado por orden del Papa Gregorio XIII en 1582) explica a este respecto que un rescripto del papa “no debe contener ninguna falta“, ya que está “elaborado con mucho tiempo“. Una falta en latín constituye tal presunción de nulidad que no se puede admitir ninguna prueba en contrario.

Además, hay que añadir que en todas las traducciones hay dos errores, por no decir dos falsificaciones: una de vocabulario, la otra de sintaxis. Y esto no es una coincidencia. Es evidente que este texto ha sido deliberadamente mal traducido, en todos los idiomas vernáculos, para dar la impresión de que se cumple plenamente con el Código de Derecho Canónico.

Los errores son los siguientes:

1. En todas las traducciones, la doble ocurrencia de la palabra MUNUS, en el original latino, se oculta al traducir MUNUS con la misma palabra utilizada para traducir el MINISTERIO latino, que aparece tres veces en el texto.

2. La sintaxis de la cláusula de efecto que sigue al verbo latino RENUNTIARE ha sido modificada para dar la impresión de permitir la metonimia, mientras que el latín no permite esta sintaxis.

3. La sintaxis de la segunda cláusula independiente que sigue al DECLARO ha sido modificada para que aparezca como un comando para convocar un cónclave.

Dado que estos errores se encuentran en todas las traducciones vernáculas, es evidente que se cometieron voluntariamente para que la renuncia de Benedicto XVI pareciera estar en conformidad con el can. 332 §2 del CIC.

Munus y Ministerium, P. Walter Covens, M.A.: Theo. Universidad de Friburgo

La palabra latina ministerio, usada el 11 de febrero de 2013 por el Papa Benedicto, no tiene, en el Código de Derecho Canónico, ni el valor ni la equivalencia de “oficio eclesiástico” (munus), sino sólo el ejercicio de éste, o la voluntad de actuar. En ninguna parte del Código se dice que un ministerium sea un munus, o que un munus sea un ministerium. Por lo tanto, quien renuncia al ministerio ha renunciado a actuar, y no al honor, o al cargo. Benedicto XVI sólo renunció a actuar como Obispo de Roma, al gobierno de la Iglesia.

Benedicto XVI, además uso la palabra “renuntiare”, no la palabra latina “resign”. Renuntiare significa renunciar a una voluntad de actuar. Pero, resign implica, por sí misma, la renuncia al cargo y a todos sus derechos, siendo su significado original el de ‘dar una señal o un sello que retrocede, anulando el anterior que emitió o aprobó algo‘. Así que, en latín “resign” tiene el significado de anular todo, además de renunciar, y recordar los poderes investidos en el oficio de San Pedro,

El hecho de que todos los Cardenales actúen como si Benedicto XVI hubiera renunciado válidamente como Papa no tiene ningún valor, porque si la renuncia no cumple con las condiciones del Canon 332 §2, no es válida. No se puede interpretar un acto canónico según su contexto (todos lo aceptan, todos obran como si fuera válida), sino según su forma.

El hecho de que se celebró un Cónclave en marzo de 2013 para elegir a un nuevo Papa no hace que la renuncia de Benedicto XVI sea válida, porque nada hace válida una renuncia, excepto su conformidad con el canon 332 §2. Además, porque por Derecho Divino, el munus petrino no puede ser compartido por más de un individuo. Por lo tanto, si Benedicto no lo renunció, lo retiene. Si lo retiene, es contrario a la Ley Divina elegir a otro Papa mientras él viva.

La renuncia limitada al ejercicio activo del munus constituye la novedad absoluta de la renuncia de Benedicto XVI.

El Obispo de la Iglesia de Roma, en quien permanece el oficio que el Señor dio singularmente a Pedro, el primero de los Apóstoles, y que ha de ser transmitido a sus sucesores, es la cabeza del Colegio de Obispos, el Vicario de Cristo y Pastor de toda la Iglesia en esta tierra; por eso posee en la Iglesia, en virtud de su oficio, la potestad ordinaria, suprema, plenaria, inmediata y universal que siempre puede ejercer libremente.

En el conjunto de poderes inherentes a la Oficina se incluye también el poder privativo, es decir, la facultad libre e inexpugnable de renunciar a todos los poderes sin renunciar al munus.

Consciente de que sus fuerzas ya no eran suficientes para la administración del munus que le había sido confiado, Benedicto XVI, en un acto libre, ejerció la plenitud de la autoridad, privándose de todos los poderes inherentes a su oficio, para el bien de la Iglesia, sin abandonar el servicio de la Iglesia; este servicio continúa a través del ejercicio de la dimensión más eminentemente espiritual inherente al munus que le fue confiado, al que no tenía intención de renunciar.

El acto supremo de abnegación para el bien de la Iglesia constituye en realidad, por parte del Papa emérito, el acto supremo de poder puesto en él, así como el último acto solemne de su magisterio.

El munus espiritual, para ser cumplido plenamente, puede implicar la renuncia a su administración: esto no determina en modo alguno la renuncia a la misión inherente al oficio, sino que constituye su más verdadero cumplimiento.

Con el gesto de la renuncia, Benedicto ha encarnado incluso la más alta forma de poder en la Iglesia, siguiendo el ejemplo de Aquel que, teniendo todo el poder en sus manos, se quita la ropa, no entregándose, sino llevando a cabo su oficio al servicio de los hombres, es decir, nuestra salvación.

Munus y Ministerium, P. Walter Covens, M.A.: Theo. Universidad de Friburgo

Benedicto XVI se ha dimitido sólo de Obispo de Roma, pero, ya que la dignidad de Obispo tiene carácter sacramental, él se ha desvestido solamente del ministerium o del solo ejercicio activo (executio muneris) del ministerio relativo a la Iglesia de Roma (es decir relativo “al recinto de San Pedro”, estrictamente hablando).

Por lo tanto, Benedicto XVI continúa siendo Papa a todos los efectos, y es emérito con relación a la sola administración activa de la Diócesis romana, no con respecto al nombre de Papa, pues un Papa emérito sigue siendo Papa, sigue teniendo el Primado, la Autoridad Divina en la Iglesia. Por ser emérito continúa desarrollando un servicio episcopal “pasivo”, en la oración y en la contemplación. Por ser Papa, tiene la Autoridad Divina, el Primado de Jurisdicción, lo que lleva a una consecuencia juridica absurda: dos Papas en el Vaticano, uno en reposo, dotado de la sola dignidad de Papa, y otro que ejercita la oficina activamente. Este absurdo va en contra del Principio de la Unidad en la Iglesia: Una Iglesia, Una Cabeza. Luego, dos Papas no pueden subsistir. Y, entonces, tiene que aparecer la lucha espiritual entre dos Papas y, consecuentemente, se tienen que ver dos iglesias totalmente distintas y contrarias.

3 comentarios sobre “Benedicto XVI sigue reteniendo el munus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s